¿QUÉ PASA CON LA CUSTODIA O EL RÉGIMEN DE VISITAS CUANDO UN PROGENITOR CAMBIA DE LUGAR DE RESIDENCIA?

Es frecuente que por motivos económicos, laborales, familiares, o por nueva convivencia con un tercero, un progenitor quiera cambiar de residencia.

Tanto si nos encontramos en una guarda compartida, y el cambio de residencia de uno de los progenitores es tan alejado que dificulta el normal cumplimiento de la guarda, como si se trata de una guarda individual, y el cambio de domicilio impide el cumplimiento del régimen de visitas -por las dificultades geográficas o económicas que la lejanía conlleva-, deberemos tratar de llegar a un acuerdo para regular esta nueva situación para que afecte en la menor medida posible a los hijos.

Por desgracia, cada vez son más frecuentes las controversias que se producen cuando uno de los progenitores, -normalmente el custodio-, cambia de domicilio, sin el consentimiento del otro progenitor. Éste suele oponerse al traslado alegando el perjuicio que para los hijos supone este cambio, y/o la imposibilidad del cumplimiento del régimen de visitas con los hijos establecido a su favor, o el perjuicio que le supone el incremento del coste económico en los desplazamientos.

En las circunstancias expuestas se plantean diferentes dudas:

¿A QUIÉN CORRESPONDE LA DECISIÓN DE CAMBIAR EL DOMICILIO DE LOS HIJOS?:

El acuerdo sobre el cambio de domicilio de los hijos es una de las decisiones que forman parte de las facultades inherentes a la patria potestad. Y la patria potestad la ostentan ambos progenitores, independientemente de si el sistema de custodia establecido es la guarda individual o la guarda compartida.

En consecuencia, la decisión sobre el cambio de domicilio de los hijos menores de edad debe ser tomada por ambos progenitores de común acuerdo.

Y, de no haber acuerdo, corresponde solicitar la autorización de traslado a la autoridad judicial.

¿SE DEBE NOTIFICAR Y/O PEDIR CONSENTIMIENTO AL OTRO PROGENITOR PARA CAMBIAR A LOS HIJOS DE LUGAR DE RESIDENCIA?

Cuando un progenitor tenga la voluntad o la necesidad de cambiar su domicilio debe informar de su intención al otro progenitor, y solicitar su autorización y/o consentimiento para trasladar a los hijos comunes consigo

Aconsejamos que la comunicación del traslado de domicilio de los menores se haga con un método que deje constancia de su remisión y entrega, bien sea por un mensaje escrito o un burofax con acuse de recibo.

La legislación catalana establece que, remitida la comunicación de trasladado de los menores, si el otro progenitor no se opone en el plazo de 30 días desde su recepción, se entiende que ha consentido de forma tácita el cambio de residencia de los hijos.

¿QUÉ DEBEMOS HACER CUANDO CARECEMOS DEL CONSENTIMIENTO DEL OTRO PROGENITOR PARA CAMBIAR DE RESIDENCIA A LOS MENORES?

Si no se llega a un acuerdo entre ambos progenitores sobre el cambio de domicilio de los hijos, deberá acudirse a un procedimiento judicial para solicitar una autorización al Juez.

En este procedimiento el Juzgador citará a los progenitores y al hijo -si éste fuera mayor de 12 años, para conocer sus opiniones y deseos-. Una vez escuchadas a las partes el Juez decidirá a cuál de los progenitores faculta para tomar la decisión de trasladar a los menores o no de domicilio, sin precisar, esta vez, del consentimiento del otro.

El criterio primordial en el que se basará el Juzgador para tomar esta decisión deberá ser siempre el interés del menor. Valorará de forma objetiva, entre otros aspectos, el nuevo entorno al que se pretende trasladar al menor, pues, en la mayoría de los casos, el cambio de domicilio supone también un cambio de colegio, de amigos, de lugar donde se practican las actividades extraescolares etc., además, obviamente, del alejamiento del otro progenitor y, en su caso, del resto de familiares con los que conviva (hermanos de un solo vínculo, abuelos…).

¿QUÉ DEBE HACERSE SI TENEMOS EL CONOCIMIENTO DE QUE EL OTRO PROGENITOR TIENE LA INTENCIÓN DE CAMBIARSE DE RESIDENCIA Y NO LO HEMOS CONSENTIDO?

En este caso aconsejamos buscar de forma inmediata asesoramiento legal, para que expertos en la materia valoren la posibilidad y viabilidad de presentar una demanda de medidas cautelares con el fin de intentar evitar que se produzca dicho cambio de domicilio de facto sin consentimiento paterno o materno.

Si el progenitor ya se ha llevado a los niños sin autorización, deberemos acudir cuanto antes al Juzgado para solicitar el retorno de los menores o, en su caso, una nueva regulación de las visitas. El tiempo, en estos casos, es crucial, pues uno de los motivos para denegar el retorno del menor, una vez se ha producido el traslado no consentido, es que el hijo ya se encuentre adaptado al nuevo entorno.

¿QUÉ CONSECUENCIAS PUEDE CONLLEVAR EL CAMBIO DE DOMICILIO RESPECTO LAS MEDIDAS ESTABLECIDAS EN SENTENCIA?:

El cambio de domicilio conlleva o un cambio en el sistema de custodia, o, la necesidad de modificar/adaptar el régimen de estancias con el otro progenitor

Asimismo, se deberá fijar qué progenitor deberá hacerse cargo del coste de los desplazamientos para el cumplimiento del nuevo régimen de estancias que se fije.

En el caso que haya acuerdo se recomienda que se fije mediante convenio y presentarlo al juzgado para que sea homologado judicialmente.

Si no hay acuerdo para adaptar el régimen de estancias o modificar el sistema de custodia, deberemos acudir al Juzgado y, mediante una demanda contenciosa, solicitar que se proceda al cambio de la custodia o, en su caso, se fije un nuevo régimen de estancias que se adapte a la nueva situación.

Si cree que se encuentra en esta situación y desea asesoramiento legal no dude en ponerse en contacto con nosotros, y nuestros abogados de familia le informarán y acompañarán en el proceso.

 

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información. , pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies